decalogo

PIDAL quiere ser la alternativa de diálogo e impulsar una solución inteligente ante el contrato-programa.
PIDAL quiere ser la alternativa de dialogo y consenso, la solución pactada ante el contrato-programa. La normativa que regula nuestro status va ser modificada por el Estado, nos guste o no. Por eso apostamos por salir reforzados de este cambio imparable con talento, valentía, entendimiento y colaborando de manera activa en el proceso. Nuestros asociados recibirán información clara y constante del transcurso de los acontecimientos.
PIDAL defiende una nueva normativa jurídica que garantice todos nuestros derechos.
Una nueva normativa jurídica que garantice de forma clara todos nuestros actuales derechos (carácter indefinido; exclusividad en la lotería de billetes, abonos y red auxiliar, mantener distancias y ratio por habitante; un titular, un punto de venta; un único operador público; derecho a sucesiones, traslados y traspasos; garantía de indemnización digna en caso de que el operador quiera romper unilateralmente la relación contractual; etc).
PIDAL defiende la viabilidad y rentabilidad de nuestro proyecto empresarial.
Defender la viabilidad y rentabilidad de nuestro proyecto empresarial y restablecer nuestro poder adquisitivo, dañado por comisiones congeladas a lo largo de los últimos años.
PIDAL quiere fijar una actualización periódica de las comisiones.
Fijar un sistema de actualización periódica de las comisiones, a fin de adecuar los ingresos a las variaciones del IPC. En estos momentos se propone revisar las comisiones al alza: Todos los juegos al 6%, Navidad al 4,5 %, y los pagos al 2,5% del valor real del premio. Incorporar otros canales de venta compatibles con los blindajes y pactados por LAE, para generar nuevos ingresos complementarios (banca online, venta de entradas, etc..).Asimismo, debemos hablar de comisiones más elevadas para los que decidan integrarse y permanecer en la red básica, ya que tenemos unos gastos extras de seguro, imprenta, almacenaje, gestión, seguridad, blindajes anti-comerciales, que garantizan nuestra genuina Lotería Nacional de billetes.
PIDAL quiere que LAE se marche de Internet y que la comercialización de los juegos se haga excelusivamente a través de la red de ventas, con herramientas seguras y sin intermediarios.
LAE debe marcharse de Internet y dejar de hacernos la competencia a su propia red de ventas. Debe facilitarnos todas las herramientas para tener una comunicación directa, segura y sin intermediarios. Siempre con el respaldo y la garantía del Estado. Tanto la red física como la virtual deben estar conectadas y fusionadas (el resguardo se podrá sellar y cobrar en cualquiera de las redes).
PIDAL defiende la necesidad de curso de formación y reciclaje.
PIDAL defiende la especialización y la profesionalización de la red de ventas, así como la necesidad de que LAE organice cursos de formación y reciclaje para que podamos ser más competitivos ante el nuevo mercado que se avecina. Igualmente, LAE de colaborar y gestionar subvenciones para que el colectivo se informatice.La Asociación se preocupará de obtener subvenciones para que se realicen cursos de formación, complementarios y ampliatorios de los que imparta LAE, así como cursos de gestión del negocio y de adaptación a las nuevas tecnologías.
PIDAL defiende la existencia de dos redes diferenciadas, no enfrentadas (básica y complementaria), con sus derechos y obligaciones bien puntualizados.
Definir de forma clara la existencia de dos redes diferenciadas, pero no enfrentadas (básica y complementaria), con flexibilidad para que de manera individual y libre se opte por una u otra; eso sí, cada una con sus derechos y obligaciones bien puntualizados. Ambos trabajamos para los juegos de Estado, debemos unirnos y hacernos fuertes para ser más competitivos con el que viene de fuera.
PIDAL defiende la continuidad del décimo y que las Administraciones de Lotería puedan generar negocio, beneficio y dignidad.
La venta de la Lotería Nacional en billetes debe subsistir y continuar su venta atribuida a las Administraciones de Lotería, posibilitando con ello que las mismas, que tienen como única actividad la venta de los juegos del Estado, puedan vivir dignamente de su trabajo.
PIDAL quiere defender y garantizar los derechos de los actuales titulares que deseen continuar con su concesión administrativa.
Defender los derechos de los actuales titulares que opten por continuar con nuestro actual status jurídico de concesión administrativa, sin merma de sus derechos adquiridos.
PIDAL quiere defender y garantizar los derechos de los actuales titulares que deseen regular su negocio por un contrato mercantil.
Defender los derechos de los actuales titulares que, ejercitando el derecho de opción, decidan regular su negocio por un contrato mercantil donde se recojan los derechos y obligaciones que actualmente tienen, y además que garantice la posibilidad de vender la concesión, de convertirse el titular en persona jurídica, etc.