PIDAL: POR QUÉ Y PARA QUÉ

PIDAL nace por iniciativa de una serie de personas que estuvieron trabajando con ANAPAL, de manera activa y directa en la negociación del contrato programa, hasta que descubrieron que el Foro Alea se había creado intencionadamente para meterse dentro del colectivo y así poder dirigir, controlar, obstaculizar y manipular nuestra negociación del contrato-programa, con un único objetivo: imponer el negocio que como empresa privada había intentando vender a LAE, y que fue rechazado porque pone en peligro la seguridad y garantía de los Juegos de Estado, y por tanto de nuestros negocios.

Las promotoras de PIDAL no podíamos resignarnos, consentir y mirar a otro lado mientras nuestro colectivo era víctima de una utilización sin precedentes, y mientras perdíamos la oportunidad de negociar con LAE de manera responsable (no sumisa) y fortalecer nuestros negocios ante una nueva realidad, ante un nuevo mercado con competencia exterior, y donde las nuevas tecnologías serán punteras y decisivas.

También sabemos que esta guerra promovida y diseñada por el Foro Alea jamás triunfará, porque toda LAE es conocedora de estas interesadas y dañinas intenciones y jamás van a tolerar que se antepongan unos intereses económicos particulares a este “impuesto con sonrisa” que aporta al Estado casi 3.000 millones de euros anuales y que genera más de 12.000 puestos de trabajo.

Ante la negativa de la actual cúpula de ANAPAL de apartar dichos intereses económicos de nuestra negociación, ante la imposibilidad de dialogar para solucionar este problema de puertas para dentro, y ante la actitud totalitaria, soberbia, prepotente e improcedente del Foro, que trató de aniquilar, callar y cesar toda voz discrepante, reveladora y que pusiera en peligro sus planes, las fundadoras de PIDAL decidimos compartir con todos vosotros la experiencia vivida de primera mano y los preocupantes datos que durante nueve meses fuimos obteniendo. Nuestro único objetivo es que los Administradores de Lotería podamos tener una alternativa de dialogo, consenso y de negociación con el ente, LAE, que hoy por hoy tiene la llave de nuestro futuro, el BOE y la marca.

PIDAL: PARA ACTUAR CON LIBERTAD

PIDAL es una asociación nacional, independiente, representativa, con principios y valores colectivos. Además cuenta con el apoyo de las socias fundadoras de ANAPAL que han visto cómo en el último año, con la llegada del Foro Alea, se ha desvirtuando todo su esfuerzo de defensa a ultranza de los derechos de los administradores de lotería, hasta el punto de haber perdido ya la confianza depositada en el presidente que ellas mismas pusieron al frente de ANAPAL hace 14 años.

PIDAL: ES LA DEFENSA PURA Y LEGÍTIMA DE LOS DERECHOS DE LAS ADMINISTRACIONES DE LOTERÍA, SIN NEGOCIOS PARALELOS.

PIDAL: PARA NEGOCIAR CON ENERGÍA Y CREDIBILIDAD

PIDAL: PERSIGUE LA RECUPERACIóN DE NUESTRA DIGNIDAD Y PRESTIGIO COMO COLECTIVO.

PIDAL defiende una actitud negociadora, responsable, constructiva y dialogante; quiere llegar al mejor de los acuerdos posibles con la Dirección de LAE, puesto que ambos (LAE y Administraciones de Lotería) compartimos objetivos: el bien de los juegos de Estado, aumentar las ventas y la recaudación y porque, además, sabemos que es un proyecto que no se debe paralizar.

Pero PIDAL también persigue un tono conciliador y un mensaje integrador con los que defender enérgicamente nuestros derechos, nuestra red profesional, única en el mundo y capaz de superar en productividad a cualquier red masiva. Tenemos claro que, con una estrategia de confrontación, perderemos la oportunidad de avanzar como colectivo. Nuestra energía es nuestro convencimiento de la necesidad de, sin sumisión a nadie, seguir sumando valor a los juegos de Estado, sin vernos implicados en otra estrategia que nos es ajena, que nos puede dejar importantes daños colaterales y cuyo interés -se verá en su momento- debería ser el del colectivo nuevamente, no desde una nueva imposición, sino desde la bondad de las propuestas técnicas, provengan de donde provengan.

PIDAL: PARA ASEGURAR UN MEJOR FUTURO

PIDAL no quiere que LAE, por falta de entendimiento, nos imponga su modelo sin haber matizado su alcance. Nuestro objetivo es participar y construir un traje a la medida de nuestras necesidades, capaz de integrar y garantizar por escrito todos y cada uno de nuestros derechos, de cumplir con la normativa europea y de permitirnos posicionarnos en un nuevo mercado más agresivo regido por la competencia. Es la suma de todos (de LAE y de su red de ventas), es la unión de esfuerzos y es la búsqueda de consenso, porque es mejor una reorganización ajustada y pactada que no una reconversión impuesta y traumática. La clave de nuestro éxito está en prevenir, en anticiparnos y prepararnos para un futuro más agresivo y competitivo que, nos guste o no, llega.